Buscar en este blog

miércoles, 9 de noviembre de 2011

¿De dónde vienen las buenas ideas? de Steven Johnson

Alonso Briceño comparte un video y una reflexión con el grupo.


“Las buenas ideas vienen de la colisión entre pequeñas corazonadas formando algo mayor que ellas mismas (…) A menudo es así como las ideas nacen, necesitan tiempo de incubación y pasan mucho tiempo en esa corazonada parcial. La otra cosa que es importante cuando piensan en ideas de esta forma es que cuando las ideas toman forma en una corazonada necesitan colisionar con otra corazonada, con frecuencia la cosa que transforma una corazonada en una nueva realidad es otra corazonada que esta acechando en la mente de otra persona. Y tienes que descubrir la forma de crear un sistema que permita a estas corazonadas unirse y transformarse en algo más grande que la suma de las partes. (…) creaban el espacio donde las ideas se podían mezclar, intercambiar y crear nuevas formas (…) un gran motor de la innovación científica y de la innovación tecnológica ha sido el incremento histórico en la conectividad , nuestra habilidad para llegar a intercambiar nuestras ideas con otras personas y tomar prestado las otras corazonadas de otras personas y transformarla en algo nuevo (…) La suerte favorece a la mente conectada”.

Es importante poder estar conectado con los demás, compartir las ideas propias con otras personas, no solo en el proceso de formulación de nuestro documento para trabajo final de graduación sino en nuestra dinámica como escuela. Este curso brinda ese espacio, de manera física y virtual. En mi caso, mi tema surgió de una pequeña corazonada, que ha tenido su tiempo de incubación y que seguirá teniéndolo, pero el hecho de tener que compartir el proceso brinda una retroalimentación que de otra forma no la tendría. Por mi lado, no me he limitado al proceso dentro del grupo sino que he compartido mis avances con amig@s de confianza. El mismo proceso de compartirlo ayuda a sintetizar las ideas propias y esto a su vez a crear discurso y claridad, para uno mismo que es lo más importante.

Es cierto que en la escuela no se fomenta esa dinámica, son muy pocos los cursos en el que se permite que el estudiante tome una actitud participativa en los procesos de los demás compañeros y que el profesor acepte una posición de guía. Quizás eso nos restringe mucho ya que nuestros procesos de diseño se vuelven egoístas, llegamos a los talleres con la única intención de revisar e irnos, teniendo poca interacción con el proceso de los demás, además que se nos castran las ideas y fomentan una actitud complaciente hacia el profesor. Creo que es importante aprender compartir y a escuchar a los demás, tanto estudiantes como profesores. Nunca se sabe quien tendrá la otra pieza que nos hace falta.

Surge entonces la pregunta ¿En nuestra escuela de arquitectura se nos brinda ambientes creativos?

4 comentarios:

  1. Alonso, excelente reflexión sobre la importancia de la construcción colectiva del conocimiento y la innovación. Como bien señalas, ambientes colaborativos y participativos fomentan la socialización de la creación, y retroalimentan nuestros procesos, como profesores y como estudiantes. Creo que hay que retomar el concepto de comunidad en la Escuela.

    ResponderEliminar
  2. Estoy totalmente de acuerdo con Alonso, la mayoría de los cursos se proyectan como individualistas en los cuales compartir ideas casi se convierte en un tabú! Olvidando que la evolución de las ideas se da a partir de su expresión y retroalimentación por parte de compañeros y profesores. Es en los últimos semestres de la carrera que se propicia un ambiente más participativo, sin embargo es importante retomar este concepto de comunidad como se menciona anteriormente.

    ResponderEliminar
  3. En realidad considero que los ambientes en los cuales se propician y gestan las buenas ideas dentro de la Escuela de Arquitectura son aquellos que menos pensaríamos para este propósito, me refiero a los cafés, corredores de los escuela, "la soda"; los asientos de la Asociación de Estudiantes, ¿porqué pienso esto? será porque son los lugares en los cuales nos sentimos con toda libertad de conversar con un amigo sobre nuestros procesos de pensamiento sin miedo a ser juzgados por alguna idea loca que se nos haya ocurrido (una posible acorazanoda), son los espacios que propician el diálogo y la tertulia. La pregunta que queda por contestar ahora es ¿porqué los espacios que se han destinado específicamente para la dinámina educativa en la Escuela de Arquitectura no siempre propician las condiciones para el surgimiento de buenas ideas colectivas?

    ResponderEliminar
  4. Deseo compartir el siguiente enlace del mismo autor, es una charla más extensa y completa, mas no tan entretenida como esta, explica a profundidad su caótico concepto de "liquid network".


    http://www.ted.com/talks/lang/en/steven_johnson_where_good_ideas_come_from.html

    ResponderEliminar